I Encuentro Nacional 2013

Despedida

Señor Jesús, creemos que la paz es posible, que entre todos y todas la tenemos que construir, para sí ser fieles a la tarea del anuncio de tu propuesta de Reino.

El Espíritu del Señor esta sobre mí, porque me ha ungido para anunciar la buena noticia a los pobres; me ha enviado a proclamar la liberación a los cautivos, a dar vista a los ciegos, a liberar a los oprimidos, y a proclamar un año de gracia del Señor” (Lc 4, 18-19).

Ir arriba